LA TITULITIS EN MÉXICO

febrero 8, 2009 en 4:22 pm | Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

top_header_elearning1

POR: Walter Martín Arellano Torres, estudiante de la Facultad de Derecho de la UNAM

En los últimos años hemos visto en México un fenómeno cultural en el que se piensa que por el hecho de tener un título profesional se garantizará el éxito económico, laboral y personal. Este discurso ha llevado a olvidar el carácter meritorio que tenía acceder a una Universidad y la vocación de servicio que un profesionista debe tener. Ahora se puede acceder a una universidad fácil, rápido y barato y sin tener la mínima aptitud e incluso voluntad que deberían de tener los futuros profesionistas. En el caso de las llamadas por los universitarios “universidades fresas” el simple hecho de acreditar que se es solvente para pagar las colegiaturas altas garantiza el ingreso, más que un examen diagnostico, que en realidad es un requisito accesorio para estas instituciones, estas colegiaturas altas hacen pensar a algunos egresados que el hecho de tener la capacidad económica los hace merecedores de todos los privilegios de un título, dejando el mérito académico como algo secundario. Para acceder a las universidades conocidas como “patito” lo único que se requiere es tener un certificado de bachillerato y poder pagar alrededor de mil ochocientos pesos mensuales y claro está, asistir solamente tres años a estudiar materias más encaminadas a la técnica que a la ciencia. El famoso pase directo en el que se garantiza un lugar a egresados de escuelas preparatorias públicas y colegios de ciencias y humanidades se encuentra cosechando frutos negativos ya que los alumnos que por el simple hecho de tener una calificación “buena” son preferidos sobre algunos que verdaderamente tenían los perfiles para ingresar a la UNAM, estos alumnos generalmente no cumplen con las exigencias de fondo de las carreras impartidas en las distintas Facultades de la Máxima Casa de Estudios , ya que en algunas de estas preparatorias o colegios de ciencias no se contemplan materias tan básicas como lógica. Muchos alumnos creen que el esfuerzo de asistir a clase y memorizar sin entender los hace merecedores a un título o grado otorgado por dicha institución. Alguna vez escuché una frase que llamó mi atención dentro de la Facultad de Derecho de la UNAM, “Para terminar la carrera se necesitan dos requisitos: estar inscrito y no morir”. Hay un problema en la fábrica de profesionistas , los estudiantes se preocupan más por sacar un diez de calificación que por aprender , esto ha llevado a la falsa idea de creer que saliendo a la realidad fuera de la universidad se les va a contratar por tener una mención honorífica y no por resolver problemas , esta falsa perspectiva ha tenido repercusiones bastante serias en la realidad , ya que al salir de las universidades nos encontramos con profesionistas que olvidan que primero se tiene que tener la vocación de servir y no de servirse a si mismos , profesionistas improvisados, técnicos y no científicos y con este “capitalismo feroz” profesionistas que se tienen que dedicar a cualquier oficio pero no a su profesión por falta de empleo a la que se suma la falta de capacidad para ejercer su carrera. Erick Fromm hablaba de un “tener o ser” , desde ese matiz podemos afirmar que una gran parte de los egresados de toda clase de universidades se preocupan más por “tener” un título que por “ser” profesionistas , cuando lo correcto es tener y ser , aunque cada vez sea más fácil encontrar títulos fantasma o sea sin profesionista. La mentalidad de muchos estudiantes de esta generación se puede ejemplificar de la siguiente manera, ir al gimnasio cargar las pesas mientras está frente a nosotros el entrenador para cuando de la espalda no hacer nada, en este ejemplo el engañado sería la persona que simula estar ejercitándose y no el entrenador, pero en el caso de los alumnos y profesionistas simuladores el engañado es para la sociedad. Se debe de reformar integralmente el sistema de educación en todos los niveles , cambiar los métodos enseñanza aprendizaje , y hacer una selección más estricta de quienes ingresan a las universidades, que se cumplan verdaderamente los requisitos de ingreso , acabar con universidades que lucran con la educación, terminar con el paradigma del “título o grado sorprende incautos ”, pero sobre todo cambiar la mentalidad de los estudiantes incluso desde las primarias, ya que desde pequeños nos motivan y premian al sacar una buena calificación que en el sistema de educación generalmente se resume a repetir como loro y no a entender, de lo contrario nos encontraremos con más y más cédulas en el “laberinto de la simulación” y seguiremos padeciendo como sociedad que llamo “titulitis” que consiste en tener miles de cédulas profesionales en el mercado laboral, unas no se pueden integrar a este mercado por falta de empleo, otras por falta de capacidad (la generalidad es que sea por las dos razones), mismas cédulas que cuando se les requiere solo resta decir … a la hora de la verdad todo era mentira.

Nota del Universal

Anuncios

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: